Sep 12, 2022

Terapia de pareja: ¿en qué consiste y cómo puede ayudarte a mejorar tu relación?

Conoce las herramientas que ofrece la psicoterapia de pareja, los enfoques que existen y cómo el proceso terapéutico puede ayudar a resolver los diferentes problemas que se pueden presentar en una relación.

Introducción

La vida en pareja puede convertirse en una de las etapas más maravillosas cuando tienes la oportunidad de compartir con otra persona sobre la base del amor, el respeto, la admiración mutua y planes en común. Sin embargo, como todo tipo de relación, es posible que en algunos momentos se atraviesen crisis que los hagan dudar sobre si seguir juntos o no.

En ocasiones, las parejas son capaces de resolver sus conflictos, pero a veces es necesario recurrir a la ayuda de un profesional. En esta oportunidad, queremos compartir contigo los beneficios de acudir a un psicólogo de pareja, los tipos de terapias que existen y cómo te pueden servir para intentar superar tu situación actual o, en caso contrario, cerrar el ciclo que vivieron juntos sin hacerse daño.

¿Qué es la terapia de pareja?

Las relaciones pasan por muchas etapas y unas son mejores que otras. Durante la convivencia, la mayoría de las parejas sufren altibajos. Algunas los superan sin mayor inconveniente, pero en ocasiones empeoran hasta el punto de que la crisis puede terminar en una ruptura.

Lo más recomendable es que los miembros de la pareja busquen el apoyo de un profesional si no son capaces de ponerse de acuerdo y tienen dificultades para resolver sus problemas. 

La terapia de pareja es un recurso mediante el cual quienes tienen una relación buscan superar sus conflictos con el apoyo de un psicoterapeuta que los oriente, les brinde las herramientas necesarias para mejorar la comunicación y para corregir algunas conductas dañinas.

El objetivo de la terapia de pareja es que las partes transiten por el siguiente proceso: 

  • Reconozcan cuál es el problema.
  • Identifiquen y asuman sus responsabilidades.
  • Comprendan cuáles son las pautas de funcionamiento que suelen ser repetitivas y contaminantes en la relación.
  • Restablezcan sus canales comunicativos.
  • Establezcan nuevas alianzas para renovar la relación.
  • Modifiquen sus actitudes.
  • Resuelvan de la manera más eficiente los conflictos que hayan surgido.
  • Mantengan una comunicación renovada y sana.

 

Es importante destacar que la psicología de pareja no solamente se encarga de solucionar los problemas para que haya una relación amorosa estable, sino que también aborda los casos en los cuales la mejor salida es una separación. En este último escenario, el psicoterapeuta acompaña y orienta a los involucrados en el proceso para que sea lo menos traumático posible. 

Entre las dudas más comunes, que se presentan al momento de pensar en acudir a un terapeuta de pareja, se destacan cuál es el momento indicado, si es importante que participen ambos integrantes, que sea una terapia individual o una terapia familiar, y qué hacer si la otra persona no está de acuerdo con ver a un psicólogo de pareja.

Para que la terapia funcione es necesaria la disposición de los miembros de la pareja. Reconocer que la relación se deterioró es un gran paso, pero no es suficiente si realmente quieren superar el conflicto. 

El motivo de consulta puede variar. Algunas parejas tienen problemas de comunicación, otras sufren dependencia emocional; en ocasiones, requieren abordar cuestiones relacionadas con la sexología, y también están los temas de infidelidad, celos y violencia.

Generalmente, en una primera sesión el terapeuta de pareja se reúne con ambas partes para recabar la información básica sobre los datos personales, cómo se conocieron, el tiempo de relación, si tienen hijos, cómo decidieron acudir a terapia y su motivación. 

Si en esa primera cita aceptan avanzar en el proceso terapéutico, el especialista podrá mandar algunas tareas para los siguientes encuentros y acordará la frecuencia de las sesiones. Durante el proceso se puede evaluar a los miembros de la pareja por separado para saber cómo percibe e interpreta cada uno su situación actual. 

Puede ocurrir que tú quieras ir a terapia, pero tu pareja no. En ese caso, está bien que sigas adelante con el apoyo de un especialista en psicología clínica. Aunque recomponer la relación sin la participación de una de las partes es complicado, a ti te servirá para aprender cómo manejar lo que pasa, antes de que afecte gravemente tu salud mental.

Es importante que tengas en cuenta que la terapia de pareja no es una garantía de que tu relación regrese al estado que tenía antes de la crisis, sino más bien permitirá que ambos, desde el presente, se conozcan, se reconozcan y trabajen en oportunidades, sin añorar el pasado. Además, reforzará una comunicación efectiva en el futuro.

Tipos de terapia de pareja

Los problemas de pareja se pueden tratar en sesiones de terapia desde diferentes técnicas o enfoques. A continuación, te presentamos algunas de las más populares:

1. Terapia de pareja sistémica: ve la relación de pareja como un sistema abierto donde se intercambian funciones y normas. La falta de comunicación, la aparición de roles que se vuelven disfuncionales y generan sufrimiento, así como la ausencia de expresión de las necesidades de cada miembro son algunos de los problemas que se presentan.

2. Terapia de pareja psicodinámica: analiza cómo los conflictos vividos en la infancia o en el desarrollo temprano influyen en los problemas de pareja del presente. Además, evalúa la proyección en el otro de los miedos propios del individuo. 

3. Terapia cognitivo-conductual: está vinculada con tus creencias, tus expectativas y la capacidad que tienes de asimilar y procesar la información que recibes del entorno. Este enfoque estudia los comportamientos derivados de esa forma de relacionarte con tu alrededor y la existencia de conductas que suponen sufrimiento para la otra parte, así como el control excesivo o el bajo refuerzo mutuo.

4. Terapia de pareja humanista: busca el autodescubrimiento y el desarrollo de la individualidad para que, a partir de allí, los miembros de la pareja optimicen su potencial, evalúen sus papeles y busquen una unión sólida. 

5. Otras: la terapia de emociones se vale de la expresión emocional y la superación de círculos viciosos alrededor de las emociones negativas. La terapia sexual aborda las disfunciones sexuales de un individuo o de la pareja, cuando no tienen causa médica orgánica o como complemento de un tratamiento. La terapia integral considera los problemas como resultado de la forma en que las partes manejan sus incompatibilidades inevitables. 

No te preocupes pensando cuál de los tipos de terapia de pareja se adapta a tu relación. En Sanarai hay un especialista para ti, que te orientará en este proceso y te brindará acompañamiento emocional y personalizado. Programa tu sesión en sanarai.com.

Suscríbete para recibir las últimas noticias
Suscribirse

Técnicas de terapia de pareja

Existen diversos métodos para tratar los problemas que se presentan en una relación de pareja. El uso de cada uno de ellos dependerá de la situación que están viviendo, las características de los miembros y el enfoque que quiera aplicar el psicoterapeuta.  Entre las técnicas de terapia de pareja destacan:

1. Técnicas para mejorar la comunicación: evaluar la evolución de tu pareja, con sus vulnerabilidades y fortalezas; hablar de la relación para reforzar lo bueno en momentos tranquilos y buscar soluciones en las dificultades; aprender a hacer críticas constructivas y a escuchar al otro; te pones en su lugar porque practicas la empatía; eliges el momento oportuno para hablar con tu pareja; aprendes a dejar de discutir cuando suben los ánimos. 

2. Técnicas enfocadas en las relaciones sexuales: buscas recuperar el deseo sexual, aprender a explorar otras sensaciones para ir más allá de la penetración, experimentar y compartir fantasías para salir de la rutina, hablar con tu pareja de lo que te gusta durante el acto sexual.

3. Técnicas relacionadas con el espacio personal: aprendes a reconocer que es saludable y necesario tener espacios individuales, tanto como los de pareja y los familiares. En ese tiempo puedes disfrutar de tus intereses, del tiempo a solas, de aquellas actividades que te generan placer durante tu tiempo libre y de tus amigos. 

4. Técnicas para gestionar los celos: aprendes cómo funcionan los celos y cómo debes manejarlos, ajustas los pensamientos celosos a la realidad, y dejas de lado aquellos comportamientos que aumentan los celos y deterioran la relación de pareja como la búsqueda de información, revisar el teléfono o el correo y vigilar constantemente a la otra persona.

En qué situaciones podría ayudar la terapia de pareja

Durante el proceso terapéutico las parejas tienen la posibilidad de aprender las herramientas necesarias para poder conversar sobre los problemas que tienen en la relación y tratar de encontrar la mejor solución. Algunas de esas situaciones que se presentan en momentos de crisis son:

Fallas en la comunicación

Muchos conflictos de pareja surgen por los problemas de comunicación. A veces en la relación se comete el error de asumir que el otro sabe lo que quieres o te molesta. Al asistir a las sesiones de terapia, empezarán los primeros intercambios de puntos de vista que antes no daban a conocer aprenderán el valor de informar de forma honesta y directa lo que piensan y sienten.

Crisis puntuales

El motivo de consulta puede ser por una experiencia dolorosa o incómoda relacionada con un hecho en específico que, por no atenderlo a tiempo, provocó la crisis. Un duelo, ser despedido de tu empleo o una enfermedad pueden ser algunos de los casos.

Problemas en las relaciones íntimas

La vida en pareja se ve afectada por la falta de armonía en las relaciones íntimas, las pocas o inexistentes demostraciones de afecto mediante caricias, abrazos o miradas, y los desacuerdos en el ámbito sexual. 

Indecisión sobre los planes para el futuro

Si bien cada uno como individuo tiene sus expectativas sobre qué quiere lograr en el futuro, es importante que, como pareja, sepan comunicar de forma honesta qué esperan alcanzar en la relación. La terapia psicológica les ofrecerá un espacio para que aborden las discrepancias en este punto y para la toma de decisiones.

Nacimiento de hijos

Hay parejas que quieren convertirse en padres, otras que no lo desean, algunas donde solo uno de los dos espera tener hijos, y también están las que ya los tienen. En todos estos escenarios es importante que las partes involucradas estén claras con lo que quieren. Si en la pareja tienen hijos, hay que disponer del espacio necesario para que haya momentos de intimidad.

Sabemos que, a veces, es difícil dar el paso y asumir que es momento de pedir ayuda. Nadie espera el fracaso en una relación, por eso, es beneficioso que, en momentos de crisis y antes de que ocurran situaciones destructivas que afectan la salud mental, tomes en cuenta la psicoterapia de pareja. 

Nuestros expertos en Sanarai te pueden brindar todo el apoyo emocional que necesitas. ¡Programa tu sesión hoy!

Conclusions

Bibliografía

¿Qué es Sanarai?
Es una plataforma donde puedes conectar con psicólogos de México para obtener sesiones de apoyo emocional.
Conócenos

¡Únete a nuestra comunidad!

Sigue aprendiendo