Jan 28, 2022

Pasos y técnicas que te ayudarán en el proceso de toma de decisiones

Aprende cuáles son los pasos y las técnicas más eficientes para mejorar tu proceso de toma de decisiones.

Introducción

La toma de decisiones es un proceso continuo al cual los seres humanos nos enfrentamos todos los días. Frecuentemente, la toma de decisiones involucra evaluar la situación y cada una de las posibles consecuencias, así como en otras ocasiones tomamos decisiones de forma automática. En el primer caso, es muy importante tener un proceso definido para poder tomar la mejor decisión de la forma más fácil.

La toma de decisiones es un proceso muy variado que va a depender de la situación y de la persona responsable de la toma de decisiones. Muchas veces, este proceso puede ser sumamente difícil. ¡Sigue leyendo para aprender cómo hacer que tu proceso de toma de decisiones sea más efectivo!

Importancia de la toma de decisiones

Desde el momento en que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir, tomamos innumerables decisiones, tanto de forma consciente como de forma inconsciente. 

Según un estudio de investigadores de la Universidad de Cornell, las personas estimamos que tomamos alrededor de 15 decisiones relacionadas con la comida al día, cuando en realidad tomamos un promedio de 221 decisiones relacionadas con la comida cada día. ¡Imagina entonces cuántas decisiones tomamos sin darnos cuenta!

La mayoría de las decisiones que tomamos se toman en piloto automático y no parecieran tener un gran impacto sobre nuestras vidas, aunque sí lo tienen porque estas afectan nuestros hábitos y nuestro estilo de vida. Sin embargo, otras decisiones son mucho más difíciles de tomar y requieren que nos tomemos un tiempo para considerar las diferentes alternativas, y tener pensamiento crítico para tomar la decisión correcta.

La toma de decisiones es un proceso cognitivo complejo que requiere del análisis de la situación, de las distintas opciones y de los posibles resultados para seguir un curso de acción. De vez en cuando, nos vamos a encontrar con decisiones importantes que pueden establecer un nuevo curso para nuestras vidas, como qué carrera estudiar, si tenemos que cambiar de trabajo o no, si nos casaremos, si tendremos hijos, etc. 

Estas son situaciones cruciales en las que es importante gestionar nuestra toma de decisiones de forma eficiente, para que la decisión final se alinee con nuestros objetivos de vida, lo cual es imprescindible para nuestro desarrollo personal, familiar y laboral. Las decisiones que tomamos, tanto en nuestro día a día como en situaciones excepcionales, son la base sobre la que se construye nuestro futuro.

Muchas veces se nos puede hacer imposible tomar una decisión importante, ya sea por miedo a las consecuencias que esta pueda tener o simplemente por indecisión. Aunque la indecisión suele ser más común en la pre adolescencia y adolescencia, esta puede ocurrir en cualquier etapa de la vida. 

La indecisión tiene múltiples causas que van desde inseguridad en nuestra habilidad para solucionar el problema hasta el perfeccionismo. Sin importar la causa, la indecisión es un factor que entorpece el proceso de toma de decisiones. 

La mejor forma de evitar la indecisión ante una decisión importante es intentar desconectar la decisión de nuestros sentimientos, no involucrarnos de forma personal en la situación para tener una postura neutra, establecernos metas claras en cuanto a lo que queremos lograr en esa situación y tomarnos el tiempo necesario para tomar una decisión adecuada. Usar todo el tiempo que se requiera para tomar una decisión también es un factor clave; en algunas ocasiones, apresurarse altera el proceso de toma de decisiones.

Tipos de toma de decisiones

No todas las decisiones son iguales, hay muchos factores que debemos tomar en cuenta debido a que las decisiones se ven influenciadas por la información que tenemos disponible en el momento, por quiénes se ven afectados por la decisión, por cuántas personas son responsables de la toma de decisiones y por el tiempo que tenemos para tomar la decisión. De acuerdo con las características de la situación en la que se encuentre, la toma de decisiones se puede clasificar en diferentes tipos:

Según la información disponible:

  • Racional: En la toma de decisiones racional se analizan las alternativas al tomar en cuenta información verdadera y comprobable. Cuando se toman decisiones racionales, estas suelen ser más claras y acertadas.
  • Intuitivo: En este proceso tomamos la decisión al confiar en nuestra intuición y experiencia personal; este tipo de toma de decisiones suele ser el más adecuado cuando no se dispone de mucha información objetiva sobre el asunto; sin embargo, suele resultar en decisiones sesgadas. 

Según quién se ve afectado por la decisión:

  • Personal: Estas son las decisiones que tomamos en nuestra vida privada y que solo nos afectan a nosotros y/o a personas cercanas a nosotros, por ejemplo, si debemos cortarnos el cabello, comprar una casa o salir a comer con unos amigos.
  • Organizacional: Este proceso de toma de decisiones puede ser individual o grupal, pero la decisión afectaría a una institución en vez de a las personas que toman la decisión. 

Según la importancia de la decisión:

  • De rutina: Este es un proceso que se da cuando nos encontramos en una situación simple de forma repetida en nuestro día a día, por lo que no se necesita de mucho análisis, y tomamos la decisión de forma prácticamente automática. Por ejemplo, la decisión de ducharnos a diario.
  • De emergencia: Hablamos de toma de decisiones de emergencia cuando se nos presenta una situación nueva y excepcional en la que no tenemos mucho tiempo para considerar las alternativas. La necesidad de tomar una decisión de manera rápida puede hacer que tomemos una decisión equivocada. Por ejemplo, la decisión de huir o no en una situación peligrosa.

Según quién es responsable de la toma de decisiones:

  • Grupal: Estas son decisiones que necesitan de un consenso entre varias personas; pueden ser más complicadas que las decisiones individuales si las personas que son responsables de la toma de decisiones tienen valores e ideales diferentes.
  • Individual: A diferencia de la anterior, estas son las decisiones que tomamos por nuestra cuenta, ya que estas no suelen afectar a otras personas de forma directa.

Áreas del cerebro implicadas en la toma de decisiones

Las funciones del cerebro se pueden clasificar en motoras, sensitivas y ejecutivas. La toma de decisiones es considerada una de las funciones ejecutivas del cerebro, las cuales son actividades mentales complejas necesarias para planificar, organizar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para adaptarse eficazmente al entorno y para alcanzar metas.

Lo que hace que el proceso de toma de decisiones sea tan complejo es que es una combinación de múltiples procesos cognitivos, como la observación, la comparación, la codificación, la organización, la clasificación, la resolución, la evaluación y la retroalimentación, por lo que necesita de múltiples áreas cerebrales para poder llevarse a cabo.

El área que está más involucrada con la toma de decisiones es la corteza prefrontal, en donde se procesan las operaciones mentales necesarias para hacer predicciones con la información disponible, evaluar los resultados de las diferentes alternativas y determinar si tomamos la decisión correcta. 

Además, la corteza prefrontal posee subestructuras, como la corteza orbitofrontal, que son fundamentales para la toma de decisiones relacionadas con incentivos positivos, y para procesar las emociones relacionadas a los resultados de la decisión tomada. Así posee otras subestructuras que son necesarias para la recuperación de información almacenada en la memoria a corto, mediano y largo plazo.

El proceso de toma de decisiones no depende únicamente de la corteza prefrontal, también depende de su conexión con estructuras que se encuentran por debajo de la corteza cerebral, es decir, subcorticales, como el tálamo, los ganglios basales y el cerebelo, que si bien no se involucran directamente con el análisis necesario para la toma de decisiones, son necesarias para conectar el proceso de análisis con la ejecución de la decisión tomada. 

La amígdala cerebral tiene un papel importante en el procesamiento de las emociones relacionadas con la situación y las diferentes alternativas que se nos presentan. También está estrechamente relacionada con los sistemas de recompensa, haciendo que seamos más propensos a elegir una alternativa si sabemos que esta nos va a traer un resultado positivo y también hace que sintamos gratificación cuando tomamos una buena decisión.

En resumen, el proceso de toma de decisiones es una de las funciones cerebrales más complejas porque involucra el funcionamiento apropiado de todas estas regiones cerebrales y de las conexiones entre estas. Aunque algunas veces lo demos por sentado, el proceso de tomar decisiones nos identifica como especie en el mundo y es uno de los recursos más valiosos que tenemos los seres humanos; no obstante, puede llegar a ser un proceso complejo y difícil.

Suscríbete para recibir las últimas noticias
Suscribirse

Proceso de toma de decisiones paso a paso

A la hora de tomar decisiones, ya sean decisiones rutinarias o decisiones estratégicas, decisiones personales o decisiones laborales, nos enfrentamos al miedo inevitable de no elegir la mejor opción. A continuación te damos algunos pasos para guiarte a tomar las decisiones más beneficiosas a corto, mediano y largo plazo:

  1. Identifica el problema

Antes de tomar cualquier decisión hay que hacer un análisis de la situación para detectar cuál es el problema que se tiene que solucionar. No tener una idea clara de cuál es el problema y la necesidad de tomar decisiones de manera rápida hace que seamos impulsivos a la hora de tomar decisiones. Tomarte tu tiempo para identificar bien el problema siempre es una decisión acertada.

  1. Reúne información relevante

Tenemos que indagar más allá de la información disponible en el momento. Muchas veces es necesario recopilar información adicional para tener todo el contexto y poder tomar buenas decisiones. La falta de información objetiva y verificable regularmente es un obstáculo en el proceso de decisión, y puede llevar a la toma de decisiones apresuradas, sesgadas y erróneas. No temas invertir una buena cantidad de tiempo buscando toda la información disponible cuando vayas a tomar una decisión importante para tu vida y la de las personas a tu alrededor.

  1. Detecta posibles alternativas

Una vez que hemos definido cuál es el problema y hemos recopilado toda la información relevante con respecto a este, es momento de que establezcamos cuáles son las diferentes alternativas que tenemos para su resolución. Sería ideal preguntarles a personas que se hayan encontrado en una situación similar y anotar las opciones que tenemos para no pasar ninguna por alto.

  1. Trata de prever el impacto de las alternativas

Ahora hay que hacer una evaluación de los resultados posibles de las soluciones que hemos pensado. Se puede utilizar el análisis DAFO para evaluar cuáles son las ventajas y desventajas de cada alternativa, así como cuál es la más ideal para tu situación.

El análisis DAFO consiste en analizar la realidad de la situación para poder tomar buenas decisiones y decisiones estratégicas. Este se divide en dos partes: un análisis interno y un análisis externo. En el análisis interno se enlistan las fortalezas y debilidades de cada alternativa, mientras que en el análisis externo se enlistan las oportunidades y amenazas que vendrían con cada una de las diferentes alternativas. 

  1. Selecciona una alternativa y actúa

Cuando sepas cuál puede ser el impacto de las alternativas que te planteaste, es mucho más fácil tomar una decisión final. Una vez que ya se tiene la decisión tomada solo queda ponernos manos a la obra y actuar de acuerdo con nuestra elección. Este paso puede representar un verdadero reto, especialmente si estamos tomando una decisión que puede cambiar nuestras vidas por completo. Sin embargo, tomar acción basándose en nuestras decisiones es lo que nos permitirá avanzar a nuestros objetivos de vida.

¿Qué factores psicológicos influyen en el proceso de toma de decisiones?

Hay múltiples factores psicológicos que se ven implicados en nuestro proceso de toma de decisiones y resolución de problemas, debido a que hay muchas áreas del cerebro que están involucradas en nuestro proceso.

A continuación, enumeramos algunos factores:

Motivación

Si consideramos que el problema que estamos enfrentando es relevante para nuestras vidas, sentiremos mucha más motivación para resolverlo y se nos hará más fácil invertir tiempo en tomar una buena decisión.


Autoestima

Una buena autoestima es clave para poder sentirnos lo suficientemente capaces de tomar buenas decisiones, así poder comenzar el proceso de toma de decisiones de forma oportuna e iniciar a tomar un curso de acción.


Autoconfianza

Esta consiste en estar consciente de las habilidades que tenemos para afrontar y aceptar los resultados obtenidos de las decisiones que tomemos. Este factor está estrechamente ligado a la autoestima, haciendo que tener una buena autoestima sea doblemente importante a la hora de tomar decisiones.


Sesgos

Los sesgos son inclinaciones desproporcionadas, ya sea a favor o en contra de una cosa, persona o grupo de personas, y estos pueden afectar nuestro proceso de decisión si no estamos conscientes de que los tenemos. 


Hay diferentes tipos de sesgos que pueden afectar el proceso de toma de decisiones:

  • Sesgo de confirmación: es cuando solo aceptamos la información que concuerda con nuestras creencias personales y experiencias previas, y rechazamos la información que contradice estas, evitando que tomemos decisiones objetivas.
  • Sesgo de autoridad: este se da cuando tomamos los consejos de nuestros superiores como si fueran una verdad indiscutible, así estos no tengan sentido práctico o moral.
  • Pensamiento de grupo: este sesgo se presenta cuando se está tomando una decisión de grupo y algunos individuos se abstienen a decir sus objeciones al consenso del grupo por miedo al rechazo.
  • Adaptación hedonista: cuando hay un cambio importante en nuestra vida que aumenta nuestro bienestar, tendemos a tomar decisiones erróneas por el estado de euforia transitoria en el que nos encontramos.
  • Efecto halo: este se presenta cuando algo o alguien tiene una característica muy llamativa, ya sea positiva o negativa, que hace que asumamos que otras características de esa misma cosa o persona son igual de positivas o negativas, aunque estas características no estén relacionadas entre sí. 
  • Disonancia cognitiva: hablamos de disonancia cognitiva cuando nuestras acciones no se alinean con nuestras creencias personales, e intentamos engañarnos a nosotros mismos para evitar reconocer que estamos yendo en contra de nuestras creencias, creando un conflicto interno que puede afectar negativamente nuestra capacidad de tomar decisiones adecuadas.

Emociones

Como seres humanos es muy difícil separar nuestras emociones de las cosas que hacemos porque las áreas del cerebro que procesan las emociones están involucradas en el proceso de toma de decisiones, por esto las emociones fuertes pueden nublar nuestro juicio. Las decisiones que tomamos y el tiempo que tardamos en tomarlas se ven fuertemente influenciados por los diferentes tipos de emociones que sentimos, por ello es recomendable esperar a que pasen las emociones fuertes antes de tomar una decisión importante.

Técnicas útiles para la toma de decisiones

Si alguna vez te sientes perdido, bloqueado o estancado a la hora de tomar una decisión importante, o no tan importante, existen algunas técnicas o modelos de toma de decisión que te pueden ayudar a asegurarte de que estás tomando la mejor decisión de la manera más efectiva y objetiva posible.

Técnica de la esperanza inversa

Esta técnica consiste en ver los posibles resultados desde un punto de vista distinto. En vez de preguntarte qué puede resultar si escoges una de las alternativas, te preguntarás qué puede pasar si no la eliges. Esto te permitirá tomar la mejor decisión al analizar cuál es la opción que nos perjudicará más si no la escogemos.

Otra forma en la que se puede utilizar esta técnica es pensando en qué alternativas son menos convenientes para nosotros, es decir, cuáles alternativas no debemos escoger, para eliminar opciones y hacer que el proceso de decisión sea más fácil al tener menos alternativas de las cuales elegir.

Técnica del 10-10-10

Al utilizar esta técnica nos planteamos cuáles serían las consecuencias a corto, mediano y largo plazo de nuestras decisiones. Solo nos tenemos que hacer tres preguntas:

  • «¿Cuáles serían las consecuencias de esta decisión en 10 minutos?».
  • «¿Cuáles serían las consecuencias de esta decisión en 10 meses?».
  • «¿Cuáles serían las consecuencias de esta decisión en 10 años?».

Las respuestas a estas tres preguntas nos permitirán saber cuál es el panorama completo en cuanto a las posibles consecuencias de las diferentes alternativas que tenemos a nuestra disposición.

Técnica de la tercera persona

Cuando le damos consejos a otras personas damos soluciones más sabias y hacemos un mejor razonamiento que cuando estamos abordando un problema propio, esto se conoce como la paradoja de Salomón. El nombre de esta paradoja hace referencia al rey Salomón, el cual es un personaje bíblico conocido por tomar decisiones desde la sabiduría, sin embargo, su juicio se vio nublado por sus motivaciones personales al momento de administrar la Ley de Yahvé, permitiendo el deterioro del reino de Israel.

Al igual que al rey Salomón, se nos hace más fácil tomar decisiones racionales desde una posición neutral, que cuando la decisión nos afecta personalmente y, por lo tanto, genera una respuesta emocional que puede llevar a la impulsividad y a la toma de decisiones erróneas.

Esta técnica se aprovecha de esa paradoja al hacer que nos distanciemos de nuestros problemas y los veamos como si fueran los problemas de un amigo o familiar para elegir la mejor opción entre las posibles alternativas.

Toma de decisiones laborales

Si se te está haciendo difícil tomar una decisión en el trabajo, lo mejor es utilizar métodos gráficos, como el árbol de decisión o la matriz de decisión, para poder visualizar el problema, sus posibles ramificaciones y las consecuencias de cada una de las opciones. Si prefieres un abordaje más tradicional, hacer una lista de ventajas y desventajas también es una muy buena manera de evaluar cada opción.

Estos métodos visuales son especialmente útiles cuando se quiere tomar una decisión grupal dentro de la empresa, ya que ayuda a que todos los responsables de la toma de decisiones tengan acceso a la información relevante y puedan llegar a un consenso que cause el mejor impacto posible. 

Tanto en el ámbito personal como en el profesional la toma de decisiones es algo crucial en el día a día. A diferencia de lo que piensan los deterministas, la vida no solo se rige por circunstancias que están fuera del control de los seres humanos, nuestras decisiones importan en cuanto al camino que nuestras vidas toman. 

Toda nuestra vida está forjada bajo un camino de decisiones, un buen proceso de toma de decisiones es vital para tu crecimiento personal y, para ello, puedes contar con el apoyo emocional de nuestros expertos en Sanarai y descubrir más en nuestro blog. ¡Programa tu sesión hoy!

Conclusions

Bibliografía

¿Qué es Sanarai?
Es una plataforma donde puedes conectar con psicólogos de México para obtener sesiones de apoyo emocional.
Conócenos

¡Únete a nuestra comunidad!

Sigue aprendiendo