Mar 4, 2022

Zona de confort: ¿Qué es y cómo salir de ella?

Conoce qué es la zona de confort, cuáles son las señales que te ayudan a identificar que estás en una zona de comodidad y por qué debemos salir de ese espacio seguro para mejorar nuestro estilo de vida.

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort (del inglés, comfort zone) es un estado psicológico en el que una persona se siente tranquila y segura, sin miedos ni ansiedad. En esa etapa mantiene una misma rutina, no asume nuevos retos y, por lo tanto, su desarrollo personal se estanca.

Cuando este estado mental de seguridad se mantiene por tiempos prolongados, genera consecuencias negativas como la pérdida de motivación, la apatía, la monotonía y el desgaste.

La zona de confort se termina convirtiendo en la excusa por la cual una persona no se arriesga, no hace nada y, finalmente, no vive. En su lugar, opta por una ansiedad neutral que le permita tener un rendimiento constante, pero lejos de la incertidumbre.

Al dar el primer paso para salir de la zona de confort, puedes moverte a otros espacios: la zona de aprendizaje, la zona de pánico o la zona mágica. 

La zona de aprendizaje es sinónimo de expansión, descubrimiento, crecimiento y retos. La zona de pánico es muy temida porque el miedo a lo desconocido es tan fuerte que te hace retroceder y evitar algo nuevo. La zona mágica, por su lado, surge cuando la tensión emocional que genera ese temor termina siendo más débil que la creatividad y que la motivación. 

Origen del concepto

En 1908, los psicólogos Robert M. Yerkes y John D. Dodson descubrieron durante un experimento que un estado de comodidad relativa genera un nivel constante de rendimiento. Para mejorarlo, determinaron que es necesario que exista cierto grado de ansiedad y un espacio en el que el estrés aumente un poco.

Yerkes y Dodson llamaron ansiedad óptima a dicho espacio que, según explicaron, se encuentra fuera de nuestra zona de confort. Este descubrimiento se conoce como la Ley de Yerkes-Dodson.

Señales de que estás en la zona de comodidad

Existen una serie de situaciones o elementos que te sirven para detectar si estás en tu zona de confort:

  1. Dejas pasar nuevas oportunidades por miedo a tomar riesgos.
  2. La procrastinación es parte de tu día a día. Sueles aplazar proyectos o tareas frecuentemente y muchas veces de forma indefinida.
  3. Vives en piloto automático y experimentas una profunda apatía.
  4. Te cierras a vivir cosas nuevas y, desde hace mucho tiempo, tienes la misma rutina.
  5. Nunca tienes algo nuevo para contar a tus amigos o familiares.
  6. Tienes sueños, pero no tomas acción por ellos. 
  7. Crees que nada puede mejorar.
  8. No hay ninguna diferencia entre tu imagen futura y tu imagen presente.
  9. Piensas que eres incapaz de lograr grandes cosas en tu vida.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Si te sientes identificado con algunas de las señales de que estás en una zona de confort, es momento de actuar. Salir puede parecer complicado, se requiere de mucha voluntad y disciplina, pero todo el esfuerzo vale la pena. A continuación, algunas recomendaciones que pueden facilitar el proceso: 

1. Activa tu creatividad

Imaginar, pensar y visualizar te ayuda a darle un giro positivo a tu vida. Sé proactivo, innova y emprende. Esto es fundamental cuando evalúas opciones sobre cómo salir de tu zona de confort.

2. Despierta tu curiosidad

El conocimiento sirve de motor para el cambio. Interésate por nuevos temas, investiga sobre lo que te gusta o sobre lo que llama tu atención, deja a un lado la apatía y el conformismo. 

3. Conoce gente nueva 

Debes interactuar con los demás, aunque no te guste o no te provoque. Comunícate y sé receptivo. Hablar con la gente te ayuda a tener otra perspectiva de las situaciones que se presentan en la vida, aprendes de los otros y te motivas a salir de la rutina. 

4. Haz cambios físicos en tu entorno

Cambiar de ambiente o modificar el espacio físico donde te encuentras es tan importante como trabajar tu mente. Muévete por otros entornos, eso te permitirá vivir situaciones novedosas que influirán en tus pensamientos y te ayudará a salir de la zona de confort.

5. Anticípate a tus propias excusas

Cuando estás en la zona de confort, inconscientemente buscas un montón de excusas para no hacer aquello que te resulta incómodo. No dejes que los pretextos te alejen de la meta.

6 Involucra a tus amigos y familia

Tener una red de apoyo que sepa que quieres salir de tu zona de confort. Te servirá de refuerzo cuando tomes la iniciativa de emprender nuevos proyectos y, sobre todo, en caso de que en algún momento pienses en desistir. 

7. Explora tu lado espiritual: 

Puedes incluir a tu rutina nuevos hábitos como la práctica de mindfulness. Esto te ayudará a mejorar tu estado de ánimo, conseguir bienestar emocional y liberarte de aquellas creencias que te atan a tu zona de confort.

Suscríbete para recibir las últimas noticias
Suscribirse

Beneficios de la zona de aprendizaje

Cuando logras salir de la zona de confort llegas a la zona de aprendizaje donde puedes experimentar, observar y conocer cosas nuevas. Estos son algunos de los beneficios que puedes encontrar:

1. Ganas autoconfianza: 

Dar el paso para salir de tu zona de confort, a pesar de todo el miedo que puedas tener, te permite experimentar una increíble sensación de empoderamiento y fortalecer tu amor propio.

A medida que superas los obstáculos que se te presentan, te das cuenta de que eres mucho más fuerte de lo que piensas y que eres capaz de lograr lo que te propones. Esto te ayuda a reforzar tu autoconcepto, es decir, la idea que tienes de ti mismo.

2. Disfrutas nuevas experiencias

No hay nada más peligroso que quedarse atrapado en la misma rutina. Sal de tu zona de confort y date la oportunidad de hacer cosas nuevas, de conocer a otras personas y de ampliar tu círculo social. Puede que en el camino vivas experiencias menos positivas que otras, pero al final todo te ayuda a crecer.

3. Aumentas tu productividad

La zona de confort destruye poco a poco tu rendimiento, te sumerge en la mediocridad e, incluso, te hace caer en la «trampa del trabajo» porque terminas fingiendo que estás tan ocupado que evitas hacer cosas nuevas

4. Envejeces mejor

Mantener una red social fuerte y aprender nuevas habilidades te ayudará a mantener una buena agudeza mental a medida que envejeces.

La investigadora de la Universidad de Texas, EE. UU., Denise Park, explicó después de un estudio que es importante salir y realizar actividades que desafíen nuestra mente y no formen parte de una rutina para que tengamos una gran estimulación de nuestro cerebro y nuestra capacidad de relacionarnos socialmente. 

5. Estimulas tu creatividad

La inspiración y la generación de nuevas ideas no surgen si estamos encerrados todo el tiempo en el mismo espacio físico y rutina. Descubrir otros mundos y conectar con nuevas personas nos enseña a tener una perspectiva diferente y estimula la imaginación y la capacidad de inventar o crear.

Si pones en un lado de la balanza tus miedos y al otro los beneficios que te esperan en la zona de aprendizaje, verás que lo mejor será salir de la zona de confort. Tal vez en el proceso necesites acompañamiento, pero no te preocupes. Hay personas dispuestas a ayudarte.

Tu crecimiento personal es vital y para lograrlo puedes contar con el apoyo emocional de nuestros expertos en Sanarai. ¡Da el primer paso! ¡Programa tu sesión hoy!

Conclusions

Bibliografía

¿Qué es Sanarai?
Es una plataforma donde puedes conectar con psicólogos de México para obtener sesiones de apoyo emocional.
Conócenos

¡Únete a nuestra comunidad!

Sigue aprendiendo