Sep 12, 2022

¿Cómo aprender a soltar y dejar ir?

Todo aquello que nos causa malestar, dolor, y más problemas que felicidad, debe irse. Suena más sencillo decirlo que hacerlo, pero hoy te enseñaremos cómo.

Introducción

En muchas ocasiones hemos permanecido más tiempo del necesario en una situación o relación, ya sea de amistad o de pareja, que nos ha causado más angustia que alegría, ya sea por baja autoestima, codependencia o miedo a intentar cosas nuevas. 

Hoy te enseñaremos a soltar y dejar ir todo aquello que te perjudica y que te impide alcanzar tu mayor potencial.

¿Qué significa soltar y dejar ir?

Soltar y dejar ir es un acto de amor propio que logramos al desprendernos de situaciones, de personas, de cosas o de creencias que nos hacen mal, que nos perjudican o que ya no forman parte de nuestra vida. 

No tiene que ser necesariamente un adiós o un sacrificio, puede ser un agradecimiento por todo lo vivido, y la determinación para seguir por otro camino que enriquecerá nuestro desarrollo personal. Renunciar es parte del proceso de la vida, y estamos obligados a en qué y en quién queremos invertir nuestro tiempo y energía. 

Pero por más natural y beneficioso que sea, es difícil hacerlo sin llegar a sentir algún dolor emocional, ya que es complejo: implica reconocer la necesidad de un cambio, lo cual suele ser difícil, hasta transitar la etapa de aceptación. 

Implica hacerse preguntas profundas, cuestionarte cosas o comportamientos que forman parte de tu historia personal. Darte cuenta de si estás listo para dar el paso hacia el cambio, hacia la incertidumbre.

Tal vez ese cambio implique despedirte de personas que, por más que quieras, ya no forman parte de tu vida; tal vez implique ser más consciente de nuestros comportamientos psicológicos y evaluar cuáles son autodestructivos y cuáles pueden llegar a modificarse un poco. 

Lo cierto es que, si queremos recibir algo nuevo, debemos estar preparados y hacer espacio para lo que viene. 

Señales de que es momento de soltar y dejar ir

sientes perdido, sin dirección alguna, como si flotaras en un mar de incertidumbre. Cuando sientes que te alejas cada vez más de lo que eres o de lo que quieres ser. 

Algunas señales de esto pueden ser:

  • Estás de mal humor, triste, con sensación de incomodidad o desconexión la mayor parte del tiempo. 
  • Te encuentras enfrentando los mismos problemas una y otra vez. 
  • Te sientes estancado, como si no avanzaras hacia ningún lado. 

Las alarmas varían dependiendo de cada persona. Si bien en algunos pueden tener sensaciones que los motiven a salir de ese patrón de una forma más activa, en otros pueden ser sentimientos de inseguridad, que no les inciten a salir del patrón, pero tampoco a quedarse dentro del mismo. 

Lo cierto es que cuando notamos las señales, es el momento de tomar decisiones para mejorar nuestra salud mental, nuestra situación económica, laboral, etc.

Suscríbete para recibir las últimas noticias
Suscribirse

¿Por qué es tan difícil soltar?

Pasamos la mayor parte de nuestra vida construyendo nuestra zona de confort, pero es importante resaltar que nuestro espacio seguro a veces no es la mejor opción para nosotros. Por ejemplo, esto ocurre cuando nos estamos aferrando a una relación de pareja, a un trabajo, a una amistad o a una línea de pensamiento que ya no sintoniza con lo que somos o con lo que queremos ser, pero al mismo tiempo, la sola idea de salir de ahí es aterradora, ya que nos invade un sentimiento de incertidumbre.

Recuerda esto: todo a lo que te aferres, o por lo que tengas una gran dependencia emocional, es el reflejo de un aspecto que debes trabajar en ti mismo, porque el día de mañana, lo único seguro es que te tendrás a ti mismo. Debes tener la suficiente confianza en ti como para saber que no importa lo que se te venga encima, te tienes a ti, y sabrás qué camino tomar.

Confiar en ti es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Puede que ahora no imagines tu vida sin esa persona, pero si no te hace sentir bien, si no te ama al 100 %, simplemente no es para ti. Eventualmente, vendrá una nueva relación en la cual podrás sentirte mejor:, ya sabes cuánto vales; no le tendrás miedo a la soledad. ¡Puedes darte tu lugar!

Quizá ahora te resulta aterradora la idea de dejar tu trabajo actual y hacer tu propio negocio, o seguir tu pasión, pero enfócate en dar pasos pequeños, en hacer las investigaciones pertinentes, en estudiar el mercado actual de tu próximo emprendimiento. Ten en cuenta que nunca va a ser el momento perfecto para hacerlo ni vas a estar totalmente listo, pero es un salto de fe que debes dar al confiar en ti y en tu potencial.

Claves para soltar el pasado y potenciar tu crecimiento personal

Como todo en la vida, no existe una fórmula mágica para transitar por todo el proceso emocional que implica soltar sin sentir dolor, tristeza, miedo o duda. Pero te dejamos una serie de recomendaciones que pueden ayudarte a llevarlo de una mejor manera.

  1. Vive y expresa tu dolor. Cuando algo se acaba, ya sea por decisión propia o porque otro lo decidió así, duele, y cuando algo duele mucho, lloras. No te juzgues por llorar, no juzgues tu sufrimiento, solo tú sabes lo mucho que te dolió y debes honrarte a ti mismo al darte el tiempo necesario para sanar. No huyas de tu dolor, no lo reprimas, no busques taparlo con otra persona, ya que eso sería una falta profunda de respeto hacia ti y hacia el otro, pero tampoco te enfrasques en el dolor para siempre. 
  2. Evita exposiciones innecesarias. Cuando nos encontramos en un proceso de duelo, es normal querer buscar formas de remediar lo que pasó, de que las cosas vuelvan a ser como antes, pero eso ya no es así, ya nada volverá a ser igual. Entonces lo mejor es aceptar lo que pasó y evitar el contacto con la persona a toda costa; no buscarla en redes sociales, no comunicarte con ella, nada, porque cualquier cosa puede avivar nuevamente el dolor y eso solo te perjudicará a ti. 
  3. Ponles límites a los pensamientos negativos. Es normal pensar cosas tristes o malas cuando uno se encuentra en un período de duelo y vulnerabilidad, pero hay un momento en el que tú mismo debes chasquear los dedos y poner límites. Busca maneras de despejar un poco tu mente; el autocontrol es muy importante, de lo contrario, terminarás ahogado en un mar de pesimismo y tristeza, no tendrás otra perspectiva de lo que te pasa y eso solamente te causará más daño y dolor. 
  4. Haz cosas nuevas. Anímate a hacer cosas que no hiciste antes o que no haces desde hace mucho tiempo; eso te ayudará a canalizar tu energía en nuevos proyectos, desde empezar un taller, clases de baile, de cocina, inscribirte en el gimnasio hasta empezar con esa serie nueva que hace tiempo querías ver, o ir al cine solo, o dar un paseo por el parque. El dolor no va a desaparecer, la situación como tal seguirá estando ahí, pero estas pequeñas cosas harán que duela menos y que tu perspectiva cambie, poco a poco.
  5. Trabaja en tu amor propio y autoconfianza. Cuando te amas al 100 %, el amor de cualquier otra persona ya no lo vas a considerar necesario, porque sabes que, cuando todos te falten, estarás ahí para ti. Haz todo lo posible para que tu compañía contigo mismo sea lo más placentero y confortable posible, confía tanto en ti mismo que, cuando se presente un problema, detrás de todas las reacciones iniciales siempre tendrás la confianza en que vas a saber resolverlo. Porque tú eres lo único que necesitas. 
  6. Apóyate en personas que te hacen bien. Rodéate de aquellos que te aman y han estado contigo en las buenas, en las malas y en las peores, ya que serán un gran apoyo para superar esta etapa. 

Si con todas estas recomendaciones aún te resulta demasiado difícil sobrellevar el momento por el cual estás pasando, no dudes en acudir a profesionales para que puedan ayudarte. Habla con un especialista de Sanarai por videollamada, en un ambiente de confianza y con un enfoque personalizado. ¡Agenda tu sesión aquí!

Conclusions

Bibliografía

¿Qué es Sanarai?
Es una plataforma donde puedes conectar con psicólogos de México para obtener sesiones de apoyo emocional.
Conócenos

¡Únete a nuestra comunidad!

Sigue aprendiendo