Sep 12, 2022

Conoce los síntomas de los trastornos de ansiedad

Conoce aquí de qué se trata, los tipos de trastornos de ansiedad, sus síntomas y las diferentes formas de abordar un diagnóstico para lograr el bienestar emocional.

Introducción

¿Has sentido miedo desmedido o peligro que no es real? ¿Has sufrido un episodio de estrés que sientes que no has podido gestionar? Todos estos factores, sumados a otros tantos que trataremos aquí, pueden haber causado un trastorno de ansiedad en la salud mental. Este trastorno es tratable y muchas personas han salido adelante. 

En el siguiente artículo, te daremos las características de este padecimiento, los tipos que existen y los posibles tratamientos.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural del organismo a situaciones estresantes de la vida, como atravesar una enfermedad, presentar un examen, cambiar de trabajo, tomar una decisión importante, entre otras. En inglés se lo conoce como anxiety disorders.

La mayoría de las personas experimenta ansiedad en algún momento de sus vidas. Sin embargo, cuando los sentimientos de ansiedad, los pensamientos negativos, el miedo o el terror son constantes, repentinos y difíciles de controlar, es posible que se trate de un trastorno de ansiedad

Las personas con trastornos de ansiedad experimentan un mayor riesgo al peligro real, al miedo o a la ansiedad extrema, incluso cuando hay pocos o ningún motivo para preocuparse. Las señales de estar padeciendo este trastorno son también sensación de nerviosismo, temblores, tensión frecuente, sensación de temor constante, catástrofe o pánico extremo, aumento del ritmo cardíaco, agitación en el pecho, garganta seca, respiración acelerada, sudor, debilidad o cansancio recurrentes.

Los síntomas pueden durar meses o años e interferir con el desarrollo de cualquier tipo de actividad en su vida cotidiana. 

Una de las principales señales de que el trastorno no es pasajero, sino que es una angustia que necesita ser atendida, es cuando la persona pierde su rutina diaria, cuando no puede llevar a cabo actividades comunes de la vida diaria como trabajar, levantarse de la cama, socializar o salir a realizar actividades al aire libre. El paciente sufre una pérdida de la autonomía de sus rutinas diarias.

Tipos de trastornos de ansiedad

Existen diferentes tipos de ansiedad estudiados por la ciencia, debido a los problemas de salud mental en torno a este tema. ¡Veamos cuáles son!

Trastorno de ansiedad generalizada

Este desorden de la salud mental se debe a un pensamiento excesivo que deriva en preocupaciones que perduran en el tiempo. La persona puede sufrir este tipo de ansiedad en su vida diaria durante períodos demasiado largos, meses o, incluso, años. Están relacionados con cuestiones como el trabajo, la familia, los vínculos. 

Trastorno de pánico

Esta ansiedad se traduce en ataques de pánico, generalmente marcados a partir de un evento traumático o un trauma no resuelto en el pasado. Suelen describirse por las personas que lo han padecido como un miedo extremo y miedo a morir. 

Fobias específicas

Estos síntomas se identifican por una excesiva sensación de miedo intenso e injustificado. Es decir, las personas con este trastorno tienen temor a un peligro que es poco real o que directamente no existe en el exterior, sino que sucede en el plano mental, en sus psiquis, en sus ideas. Es uno de los trastornos más sufridos en las grandes ciudades o en países con demandas ambientales elevadas.

Suscríbete para recibir las últimas noticias
Suscribirse

10 señales y síntomas de trastornos de ansiedad

Reconocer los síntomas de la ansiedad es el primer paso para poder abordarlos y controlarlos. Veamos algunos de ellos: 

1. Agitación e intranquilidad

La ansiedad genera que nuestro sistema nervioso se desestabilice, derivando en síntomas físicos como la agitación y la intranquilidad, aún estando en estado de reposo. 

2. Preocupación excesiva

El trastorno de ansiedad genera un pensamiento excesivo en torno a lo que podría ser la toma de decisiones diarias, o situaciones de la vida cotidiana, volviéndose una preocupación de otro nivel y generando malestar y desgaste generalizado en las personas. 

3. Dificultad para concentrarse 

Uno de los principales factores que produce este desequilibrio es la falta de concentración, ya que la ansiedad puede alterar a la memoria funcional, que es la encargada de retener la información que funciona a corto plazo. Las personas que lo padecen tienen gran disminución en el desempeño de sus actividades diarias durante los períodos de mucha ansiedad.

4. Irritabilidad excesiva

Al estar la salud alterada, suceden episodios de irritabilidad desmedida como consecuencia del trastorno. Aparecen este tipo de sentimientos en una situación específica como efectos secundarios de la ansiedad. 

5. Dificultad para dormir

La conciliación del sueño es algo que se vuelve una dificultad a causa de la ansiedad, ya que están relacionados ambos trastornos. Al tratar el trastorno de ansiedad subyacente, el insomnio a menudo también mejora. Existen una serie de ejercicios para realizar antes de ir a dormir que pueden ayudar a mejorar la capacidad de relajación y del sueño. 

6. Temores irracionales

La persona que padece ansiedad siente miedo desmedido en situaciones que no ameritan ese estrés debido al trastorno de ansiedad generalizada. Su mente desarrolla una serie de alertas que no se corresponden con la realidad ni con el peligro real, si es que lo hubiese. 

7. Ataques de pánico

Este puede ser uno de los desencadenantes de la angustia. Un ataque de pánico presenta miedo extremo, ritmo cardíaco acelerado, sudoración, temblores, falta de aliento, presión arterial, náuseas y miedo a morir o perder el control.

8. Fatiga

El desajuste fisiológico y el efecto de la ansiedad constante degeneran la salud en general, y la persona que lo padece se siente agotada tanto física como emocionalmente.

9. Tensión muscular

Otro síntoma de la ansiedad es la tensión de los músculos del cuerpo. Una sensación de rigidez constante en todo el cuerpo. Varias investigaciones han demostrado que atender la tensión muscular ayuda a reducir los síntomas de preocupación y, por lo tanto, la ansiedad. 

10. Temor ante situaciones sociales

Es recurrente que la persona que padece ansiedad comience a evitar cuestiones sociales de su vida y no vaya a reuniones o a eventos. Además, pierde deseo de conectar con otras personas. 

Estas, situaciones están relacionadas con el trastorno de ansiedad social (fobia social) o agorafobia, que se trata de evitar situaciones cotidianas. 

Causas de la ansiedad

Se desconoce la causa de la ansiedad, pero se sabe que pueden influir algunos factores como la genética, factores ambientales, la acumulación de estrés, haber vivido eventos traumáticos, estrés postraumático, el consumo de ciertas drogas o alcohol.

Tratamientos para los trastornos de ansiedad

Es importante buscar ayuda profesional. Como muchos otros trastornos mentales, la ansiedad puede ser más difícil de controlar si dejas pasar mucho tiempo sin atención médica.

La mayoría de las personas se apoya en el hecho de que saldrán adelante por sí solas, que los síntomas se irán, pero deben tener en cuenta que si transcurre un tiempo demasiado prolongado, puede generarse un problema mayor y que, sin atención, puede derivar en complicaciones en la salud. Lo aconsejable es consultar con un profesional de la salud

Los trastornos de ansiedad a nivel físico pueden provocar fuertes dolores de cabeza, rigidez corporal e insomnio. A nivel mental puede causar algún tipo de trastorno en compulsiones, enfermedades mentales, sentimientos de miedo, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), pensamientos repetitivos (obsesiones) y comportamientos no deseados (compulsiones).

Este desorden de la conducta se puede tratar con psicoterapia u otro estilo de terapias que consideres que puedes consultar e investigar. Además, hay medicamentos, que solo deben ser recetados por profesionales, para combatir los síntomas de la ansiedad, como las benzodiazepinas. También hay medicamentos naturales hechos a base de plantas, flores, ejercicios, técnicas de respiración, yoga, todo lo que te haga volver al presente y calme tu mente.

Asimismo, está comprobado que generar conciencia sobre la alimentación funciona y colabora en la sanación de este diagnóstico. 

Es relevante chequear el aporte nutricional de los alimentos que se ingieren. Podemos consultar a un nutricionista, que nos asesoré en temas como la cantidad de veces que deberías alimentarnos durante el día o qué tipo de vitaminas son convenientes para combatir naturalmente este trastorno, los nutrientes de qué frutas o verduras ayudan a mejorar para estabilizar el desequilibrio hormonal que suele provocar la ansiedad. 

Muchos profesionales de distintas disciplinas formales como la medicina, y otros que brindan terapias alternativas como la decodificación, el yoga, la meditación o las medicinas homeopáticas, recomiendan llevar a cabo un cambio en las rutinas diarias. Dormir las horas recomendadas, tomar el descanso necesario que el cuerpo pida para funcionar de manera óptima, incluir prácticas de todo tipo de ejercicio, la alimentación consciente. 

Todo el movimiento, por más pequeño que sea, hará que te sientas un poco mejor. Puedes adaptarlo a tus posibilidades, sin presiones, tan solo tomando lo que está al alcance de tu mano para usar en el proceso que te llevará hacia la cura.

Terapia cognitivo-conductual

Este tipo de terapia se suele utilizar para tratar estos desórdenes, ya que ha resultado ser muy eficaz y está comprobada por estudios sobre salud mental. 

Es un enfoque que trabaja sobre la vinculación del pensamiento y la conducta. Es una fusión entre distintas corrientes dentro de las distintas ramas terapéuticas que existen. Es un tratamiento que busca descubrir cuáles son las distorsiones entre los pensamientos que una persona puede crear.

Plantea que los síntomas y los episodios de angustia pueden reducirse mediante la enseñanza de nuevas habilidades de procesamiento de información y mecanismos de afrontamiento de las circunstancias diarias. 

La meditación

Es una práctica muy conocida en la cual una persona puede entrenar su mente o inducir un modo de consciencia, ya sea para conseguir algún beneficio esperado, como reconocer una situación sin identificarse con ella, o como un fin en sí misma, como un estilo de vida.

Está comprobado que su práctica regular puede reducir el estrés, la negatividad, los síntomas de la ansiedad e incluso puede tener mejores resultados que la medicación, como es el caso de las benzodiacepinas (sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, relajantes) un medicamento que suele ser recetado por profesionales, en estos casos, para aminorar los síntomas del trastorno de la ansiedad y que, muchas veces, puede ocasionar dependencia física y adicción.

Medicamentos

Algunos medicamentos, como nombramos anteriormente, pueden funcionar para tratar trastornos específicos y complementar las terapias correspondientes.

La persona que acude a una terapia suele llegar agotada, muy angustiada, por lo que en la primera fase del tratamiento es recomendable recetar algún tipo de medicación para lograr que se estabilice. 

Estos deben ser recetados por un profesional de la salud, no se debe automedicarse porque puede empeorar el trastorno y aumentar el padecimiento.

Además, se aconseja complementar el tratamiento con cambios en lo cotidiano, mantener buenos hábitos y un estilo de vida saludable (dormir bien, reducir el consumo de cafeína, practicar ejercicio, etc.), así como unirse a grupos de apoyo y hablar sobre tus sentimientos con seres queridos.

Existen una serie de terapias complementarias para abordar la mente y gestionar la inteligencia emocional para poder transitar un tratamiento holístico que acompañe el proceso natural del cuerpo y su recuperación.

La biodescodificación o descodificación biológica (método de origen biológico centrado en buscar la salud física mediante la modificación de nuestras creencias culturales, individuales y familiares) considera que existe una relación con los síntomas físicos que se manifiestan y las emociones que ocasionaron el conflicto biológico. 

Es por esto que una manera de ser conscientes de lo que estamos atravesando es mirar al síntoma como un mensajero de lo que en otro momento quizá no supimos gestionar, dar lugar a la emoción, incertidumbres. Este síntoma que hoy padecemos puede ser una gran oportunidad para evolucionar.

En Sanarai queremos acompañarte emocionalmente y mejorar tu calidad de vida. Agenda una sesión para hablar con un psicólogo online por videollamada, sin tener que desplazarte, con un enfoque personalizado.

Recibe el apoyo emocional que necesitas de la mano de nuestros expertos. ¡Programa tu sesión hoy!

Conclusions

Bibliografía

¿Qué es Sanarai?
Es una plataforma donde puedes conectar con psicólogos de México para obtener sesiones de apoyo emocional.
Conócenos

¡Únete a nuestra comunidad!

Sigue aprendiendo