• Equipo editorial sanarai

Gratitud

Descubre cómo te puede ayudar esta práctica. Por Maricruz Vargas Ramirez.



Este marzo se cumple un año desde que se declaró la emergencia sanitaria en Estados Unidos. Resulta increíble pensar que lo que muchos estimaban sería una cuarentena de máximo un mes, se ha prolongado tanto.


En general hay un sentimiento de pérdida, pues la vida que conocíamos desapareció. La gente se encuentra cansada de vivir en estas condiciones, se sienten tristes, desesperados, enojados, desesperanzados; predominan las emociones negativas. Si lo piensas bien, esto nos habla de lo relativo que puede llegar a ser el mundo, pues hasta antes de la pandemia pocas veces reflexionábamos acerca de lo afortunado de nuestra vida cotidiana, misma que hoy añoramos.


Uno de los sesgos que tenemos los seres humanos es centrarnos en las cosas negativas que nos pasan, tendemos a ignorar las cosas positivas y darlas por sentado, mientras que lo negativo lo sobre analizamos, sobre todo porque nos causa una incomodidad que es difícil ignorar, pero ¿qué pasaría si tratáramos de prestar mayor atención a las cosas buenas que nos pasan?


La gratitud es una práctica que puede ayudarnos a apreciar los aspectos positivos de nuestra vida, esto puede cambiar el cómo nos sentimos y aumentar nuestra motivación. Como te comentamos anteriormente, llevar un diario de gratitud puede ser de gran ayuda, así mismo, puedes realizar el siguiente ejercicio:

  • Siéntate en algún sitio cómodo y cierra los ojos.

  • Inhala y exhala lentamente un par de veces. Una vez que te encuentres relajado, trata de recordar algún momento o experiencia por el que te sientas agradecido.

  • Piensa qué de esa experiencia agradeces y trata de revivirla mentalmente, cómo la experimentaste y cómo te sentiste.

  • Finalmente reconoce qué le aporto esta experiencia a tu vida.

Este ejercicio puede ayudarte a sentirte mejor y cambiar tu humor. A largo plazo, la gratitud puede traer otros beneficios como la disminución de los niveles de estrés, mejorar la salud, y una mayor capacidad para experimentar emociones positivas, es cuestión de ser constante en esta práctica.


Otra actividad que puedes realizar es el agradecer a otros las cosas buenas que te aportan y su presencia en tu vida. Esto puede ser particularmente beneficioso en el contexto actual, no sólo para ti sino para los que te rodean. Después de un año de estar alejados, expresar a otros la importancia que tienen en tu vida, te permitirá apreciarlos y seguramente tendrá un impacto positivo en ellos, es una forma de estar cerca a pesar del distanciamiento, de fortalecer las redes de apoyo.


Es importante destacar que practicar la gratitud no implica minimizar o ignorar los eventos que te afectan de manera negativa. Existen situaciones que inevitablemente traen dolor y tristeza, por ejemplo, la pérdida de un ser querido. En este caso la gratitud puede ayudarte a recordar los momentos especiales que viviste con esa persona, pero no evitará el dolor que trae su partida. Si bien los sentimientos de tristeza y dolor son naturales ante la pérdida, en ocasiones reaccionamos a estas emociones con frustración y enojo, lo cual nos lleva a sentirnos más tristes, entrando en una espiral de emociones negativas. Para evitar caer en este círculo vicioso podemos acompañar la gratitud con la práctica de la conciencia plena, que nos ayuda a reconocer y aceptar todas nuestras emociones, a partir de este momento, podemos trabajar para cambiar nuestra respuesta ante estas emociones. Como siempre, te invitamos a que consultes con profesionales de la salud mental que podrán acompañarte y orientarte en el uso de estrategias que favorezcan tu bienestar.


45 views

Recent Posts

See All